Lo que hay que saber sobre la diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica en la que el páncreas produce hormonas insulínicas insuficientes o la hormona insulínica producida no se utiliza eficazmente. En la diabetes de tipo 1, el páncreas no segrega insulina, mientras que en la diabetes de tipo 2, los tejidos son insensibles a esta hormona. Ambas formas de diabetes pueden controlarse con medicación, dieta y ejercicio, como ocurre en la actualidad. Es esencial que los pacientes de ambos grupos se sometan a exámenes de control periódicos y presten atención a un estilo de vida saludable.

La diabetes puede provocar diversos problemas de salud y, combinada con complicaciones, afectar a la calidad de vida y la salud física del paciente. Bajo estricta supervisión médica, el tratamiento de la diabetes y sus afecciones asociadas puede prevenirse o reducir sus consecuencias.

Las enfermedades causadas por la diabetes pueden enumerarse del siguiente modo:
  1. Enfermedades cardiovasculares
  2. Trazos
  3. Daños en los vasos sanguíneos y la retina de los ojos
  4. Insuficiencia renal
  5. Disfunción eréctil masculina
  6. Problemas del pie diabético
  7. Trastornos del sistema nervioso
Los síntomas de la diabetes tipo 1 pueden variar, pero pueden incluir:
  • Sed excesiva
  • Boca seca
  • Náuseas y vómitos
  • Micción frecuente e infecciones urinarias
  • Pérdida de peso
  • Fatiga
  • Visión borrosa
  • Dificultades respiratorias
Los síntomas de la diabetes de tipo 2 suelen desarrollarse gradualmente y pueden pasar desapercibidos:
  • Sed excesiva
  • Micción frecuente e infecciones urinarias
  • Hambre permanente
  • Pérdida de peso
  • Fatiga
  • Visión borrosa
  • Heridas que cicatrizan mal
  • Infecciones comunes

El tratamiento de la diabetes tiene como objetivo regular los niveles de azúcar en sangre y prevenir sus fluctuaciones. Esto es crucial para prevenir la aparición de complicaciones o ralentizar la progresión de complicaciones avanzadas.